Elementos clave la habitación de estudio para tu hijo/a

El curso escolar encara su recta final, y por este motivo, los niños deben dar su último esfuerzo en materia de estudio. Además de mantener unos horarios, una ayuda por parte de los padres o una concentración durante ese tiempo de repasar la lección, deben contar con un sitio adecuado para estudiar. No nos referimos, únicamente, a una habitación dónde no hay lugar a distracciones, con posibles juegos, sino a contar con una mesa de estudio, con sillas de oficina y con todo ese material necesario para prepararse de cara a esta recta final del curso.  

Escritorio habitacion infantil

Via Maisons del illusions

Este escenario del estudio, quizá, sea el caso de muchos padres y niños, especialmente, desde que hace más de un año, todo quedáramos confinados a consecuencia de la pandemia del coronavirus. Las escuelas cerraron sus puertas y hubo que mantener las clases de manera virtual. Todos, tanto padres como niños, tuvieron que esforzarse en adecuar las habitaciones a unos centros de estudio. Si aún hay dudas o se está pensando en ‘reformarlos’ de cara a esta recta final de estudio, daremos una serie de ideas básicas a cumplimentar en beneficio del rendimiento escolar de los niños.  

A medida que los niños van creciendo sus necesidades cambian, y mucho. No nos referimos a la ropa o los juguetes, sino a la decoración de sus habitaciones en cuanto al mobiliario se refiere. Surge la gran pregunta: ¿Cómo debe ser el espacio idóneo para que los niños estudien con tranquilidad y comodidad? Digamos que no hay una respuesta única, en parte porque cada niño es un mundo. No obstante, si existen una serie de elementos imprescindibles: mesa amplia, silla cómoda, luz natural (a ser posible) y escasas distracciones durante el tiempo que se dedique al estudio. Hay que evitar esas distracciones con los elementos tecnológicos, tan de moda entre los más jóvenes. Mientras, los padres los padres deben esforzarse en no solamente aumentar los conocimientos de sus hijos, sino a mejorar sus aprendizajes y a apoyar las nuevas técnicas de estudio y trabajo intelectual que van surgiendo para ellos; es decir, ayudarles a aprender. Esto es importante de indicar porque no todo el éxito está en lo que se incluye en la habitación donde se va a estudiar.  

Habitación infantil

 

Dedicar un tiempo a estudiar supone, por tanto, el diseñar una serie de estrategias, hábitos y habilidades. Para conseguir este propósito, hay que marcarse unos objetivos definidos y que sean asumibles. El ambiente debe ser favorable, es decir que haya un mínimo de silencio en el hogar, facilitando la concentración. Los medios, como decíamos al comienzo de este texto, deben ser los adecuados: condiciones materiales (disposición del mobiliario, temperatura de la habitación e iluminación natural, siempre que sea posible; de lo contrario, es importante contar con un buen flexo que regule la luz e incluso simule la luz natural).   

Los indispensables 

Si conseguimos configurar este entorno, menos esfuerzo deberán hacer nuestros hijos a la hora de estudiar y, por consiguiente, obtendrán mejores resultados de cara a los exámenes finales de este curso. Siguiendo con los consejos básicos, el espacio debe ser cómodo. No es aconsejable que los niños estudien en la cama; la mesa de trabajo debe llegar a la altura de la cintura del niño, con lo que se posibilita que pueda apoyar sus codos sobre la mesa sin necesidad de agachar los hombros. Conseguir esta postura óptima también depende de la silla que utilice el niño. Si esta silla es regulable en altura será estupendo, pero sino es el caso, habrá que buscar otras alternativas como el uso de un cojín, por ejemplo. Que la espalda esté bien situada es importante para evitar problemas físicos. Y ya que estamos en un mundo cada vez más digital, hay que educar al niño en la postura a mantener sobre el ordenador: sería adecuado mantener una distancia de unos 40 a 50 centímetros y contar con una fuente de iluminación adicional, ajustando correctamente el brillo de la pantalla.  

La ventilación e iluminación son factores importantes. Un espacio bien iluminado y ventilado aumenta la capacidad de atención de los niños sobre las tareas escolares; asimismo se reduce la resistencia física y se dota de una mayor energía durante el día al niño. La mesa de trabajo debe estar ordenada, el espacio al estudio debe estar limpio, evitando distracciones. Si se tiene un ordenador, éste debe ubicarse a un lado.  

Estudio infantil

Via Inspiring Home Details

El material de estudio, en esta organización de la mesa, debe estar a mano; son elementos como el papel, los lápices y bolígrafos, los libros, los diccionarios o la calculadora. Es decir, que el niño no tenga que levantarse de su silla a buscar lo que necesita durante su tiempo de estudio. Finalmente, un tablón en la pared, unas cajas organizadoras como clasificadoras son otros elementos importantes a la hora de terminar de dibujar el espacio más óptimo para el estudio de los niños. Eso sí, hay que recordar que cada niño es un mundo.  

This entry was posted in Niños.

Deja un comentario